Seis ideas para contrarrestar el argumento "¡lo quiero porque todo el mundo lo tiene!"

Por Catherine L’Ecuyer

Una de las preguntas que más escucho: “Los niños nos piden cosas que no son bellas y que no contribuyen a su buen desarrollo como persona. ¿Qué podemos hacer para contrarrestar el argumento ¡lo quiero porque todo el mundo lo tiene!”?

Esa pregunta es actual, especialmente en un momento en que nuestros hijos están a punto de hacer el borrador de su carta a los Reyes Magos.
 
No hay respuesta mágica a esa pregunta, porque la educación en el asombro y en la belleza es una aventura que empieza en el momento en que nacen nuestros hijos, no es una pastilla milagrosa que les podemos dar con 7 años… Pero hay algunas ideas generales que quizás nos pueden ayudar.
 
Primero, no es verdad que todo el mundo lo tiene. En la clase de nuestras hijas, la mitad de las niñas tienen Monsters, la otra no. En la clase de nuestro hijo, hay muchos niños que no se entretienen con videojuegos violentos. Los niños tienden a mirar a su derecha y a su izquierda y a concluir que el resto del mundo es parecido a lo que ven a su lado. Los niños no son capaces de hacer estadísticas, hemos de ayudarles a hacerlo. “¿Cariño, hay alguien en tu clase que no tiene Monsters?” Y entonces empezarán a acordarse. Y podemos ir un paso más lejos. “¿Por qué tú crees que esas niñas no tienen?” “¿Por qué tu crees que esas otras niñas las tienen?”

Segundo, hemos de ser muy valientes y tener muy claro como padres que la lógica de “lo he de tener/hacer porque todo el mundo lo tiene/hace”, es una lógica que se ha de romper de pequeño. Si cedemos, ¡que no sea nunca con ese argumento! De lo contrario, con 15 años, habremos contribuido a que vayan al botellón “porque todo el mundo va al botellón”. Los niños tienen que entender que esa postura carece de personalidad y de fuerza. Tienen que desarrollar intereses propios, originales, optar por explorar sus talentos y habilidades en vez de jugar al absurdo juego del seguidismo. Un niño que tiene una pasión por los pájaros, por la música, por la química, por los cohetes o por los castillos es un niño curioso y ocupado, que no tiene tiempo para envidiar cada una de las modas que pasan por nuestros patios.

Tercero, hemos de introducir a nuestros hijos a todos los juguetes y películas, antes de que se enteren por sus amigos (a partir de los 6 años, antes no será necesario). Es mil veces mejor ver el tráiler de una película infantil vulgar con mamá, y hacer un mini fórum sobre ello comentándolo en casa, que oír hablar de esa película en el patio, sin saber de qué va. Nuestros hijos no serán bichos raros, serán personas fuertes y seguras con un criterio informado. Pero para ello hemos de invertir un cierto tiempo.

Cuarto, reducir el número de competidores que interfieren con los criterios de los padres. Y aquí hablamos entre otras cosas de la televisión y de las miles de revistas publicitarias de juguetes que llegan a nuestros hogares en esos tiempos pre Navidad. En mi casa, pasan del buzón al cubo de reciclaje, directamente. 

Los niños son target de las estrategias de marketing de las multinacionales que venden juguetes y videojuegos y no hemos de dejar que eso ocurra, porque lo que es comercial no necesariamente es lo mejor, y muchas veces interfiere con nuestros criterios educativos y hace más difícil nuestra tarea de educar. Sobre ese tema, os recomiendo escuchar 4 minutos del documental The Corporation, que habla de la manipulación de la que son víctimas nuestros hijos por las multinacionales que quieren vender sus productos. Según la profesora de psiquiatría de Harvard, Susan Linn, una familia no puede competir con una industria que gasta 12 000 millones al año en bombardear a los niños con estrategias comerciales y de marketing. Y pregunto yo, ¿con la televisión apagada, no será más fácil?

Quinto, acompañar al niño mientras hace su carta a los Reyes. “Olvídate de lo que todo el mundo tiene. ¿Qué es lo que más te gustaría pedir a los Reyes, cariño? ¿Por qué?” Quizás el niño necesita ir a merendar Cacaolat solo con mamá o con papá antes de darse un paseo por la librería más cercana, en la que se le ocurrirán muchas más ideas de las que se le ocurren mirando una revista de Drim o de ToysRus… En mi casa, esas revistas pasan del buzón al cubo de la basura, directamente.

Sexto, hemos de educar a nuestros hijos en la lectura. Muchas de las alternativas que el mercado nos ofrece para Reyes incapacitan los niños para la lectura. Jugar es importante, pero no es lo mismo que divertirse pasivamente. A veces confundimos ambas cosas. Los contenidos frenéticos y los juguetes con botones los apalancan y los convierten en sujetos pasivos. Un niño que no lee es un niño abocado al conformismo, al pensamiento único, sin imaginación. Los libros, en cambio, desarrollan su templanza, su capacidad de convivir con el silencio, de pensar, de reflexionar, de imaginar. Un niño que lee tiene vida interior, y por lo tanto brillo en los ojos.
 
En definitiva, aprovechemos esta época tan bonita, en la que los niños están a la espera de algo grande y misterioso, para rodearlos de belleza, de excelencia. Y poco a poco, nuestros hijos se negarán a dejarse llevar por las absurdas modas y serán verdaderos protagonistas de su educación. Eventualmente, son los que irán cambiando el tono del patio del colegio, y de la sociedad en general. 

4 comentarios sobre “Seis ideas para contrarrestar el argumento "¡lo quiero porque todo el mundo lo tiene!"

  1. Muchas gracias por la reflexión y sobre todo los tips. Increíble la presión que pueden hacer los niños sobre cosas, pero más increíble que los papás también caigamos en la presión de otros papás por consumir… el gran aprendizaje cuando veo a mi hija haciendo diálogos con dos ligas que se convierten en jirafas y caballos o en mamá e hija leyendo un cuento.

    Me gusta

  2. No tener television en casa, ayuda mucho a desintoxicarse del bombardeo de anuncios y crea un ambiente favorable para fomentar la lectura, el desarrollo de la imaginación y la relación familiar.

    Me gusta

  3. Estimada Catherine: Gracias por tu excelente reflexión y la prueba que aportas. Hace tiempo, trabajamos en un programa infantil “educativo” en el que los productores definían cínicamente al niño como “ente de consumo indirecto” (no tiene poder adquisitivo propio, pero hace consumir a los padres).
    Conocedores del “monstruo” desde sus entrañas, hemos sacado de casa durante largas temporadas, la televisión, cambiándola por libros, materiales de dibujo, juegos de módulos para montar e instrumentos musicales. Hoy nuestros hijos son la mar de creativos y colaboran con nosotros en un programa de televisión que se emite para todo el mundo.
    Hemos sabido que “hombre masa” (hombre manipulable) es “el que hace lo que todos hacenporque todos lo hacen” sin criterio personal alguno. Creo que hay que inculcar a los niños, el orgullo de ser contracorriente, un sentido de misión. Pero para esto, es imprescindible que estén apoyados, especialmente en la adolescencia, no solo por la familia, sino por un grupo de familias con hijos de sus edades que tengan el mismo ideal y el mismo sentido de libertad. En familia es bueno incentivar las actitudes divergentes y la correspondiente argumentación para que no sea un simple capricho.  
    Iván Olguín. Director de la productora Valiván.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s