Catherine L’Ecuyer: “Hay padres frustrados que sienten la presión de ser perfectos”

Por Catherine L’Ecuyer, publicado en La Vanguardia el 23/12/18.


Catherine L’Ecuyer: “Hay padres frustrados que sienten la presión de ser perfectos”La investigadora y divulgadora lleva vendidas más de 80.000 copias de sus libros.

El éxito de sus libros Educar en el asombro y Educar en la realidad(Plataforma)–24 ediciones, uno; 8 el otro– ha situado en apenas seis años a la canadiense Catherine L’Ecuyer entre las divulgadoras sobre asuntos de educación más solicitadas de España. Abogada de carrera y madre de cuatro hijos, lleva vendidas más de 80.000 copias de estos libros, que intentan hacer sencillo algo que hoy se ha vuelto una quimera: ser padres.

Una pareja lleva a su hijo de 8 años de excursión a la costa para que vea su primera puesta de sol. Al llegar, el niño les dice: “¿Nos hemos dado esta paliza para ver un fondo de pantalla?”.

Por desgracia, muchos niños han perdido el asombro ante la belleza, o ante lo que se ve por primera vez, o como si fuera por última vez. El asombro no da nada por supuesto, se ve todo como un regalo. El agradecimiento es su fruto.

El asombro de los niños se educa, según usted. ¿Cómo?

No se inculca, se respeta. El niño nace con un deseo irresistible de conocer. Gatea hacia el enchufe, toca el radiador, tira del mantel… Rodeemos al niño de un entorno que se ajuste a sus ritmos internos: silencio, misterio, belleza, naturaleza.

Y las pantallas anulan esa capacidad de asombro…

Ese deseo de aprender es frágil y puede perderse con el tiempo si lo sustituimos por estímulos excesivamente rápidos que embotan los sentidos de los niños y adormecen su interés por aprender.

O sea, que los vuelven apáticos.

Ante la pantalla, el niño pequeño se vuelve pasivo porque los estímulos superan su ritmo interno y lo hacen todo por él; incluso las supuestamente interactivas llevan las riendas. Los niños ­están enganchados a la velocidad, así que la industria aumenta el ritmo de las animaciones, lo que alimenta el círculo vicioso de la dependencia al frenetismo. Luego el niño vuelve al mundo ordinario, que es lento, y todo le aburre.

Tiempo y paciencia, dos conceptos escasos hoy. Pero la suya, ¿no es la receta de siempre?

La educación no es verdadera por ser innovadora, es innovadora por ser verdadera, por responder a lo que piden las leyes naturales de la infancia, que son las mismas hoy que hace dos o 20 siglos. Hoy hay una obsesión por hacerlo todo en nombre del progreso y de la innovación, porque ambos son sinónimo de modernidad. La modernidad es un valor efímero, porque se nutre constantemente de “novedad”, un concepto comercial, no educativo.

Entre la carencia de estímulos y el exceso de pantallas, habrá un punto medio, ¿no?

Sí, armonizando las palabras, sonidos e imágenes con el ritmo interior del niño, eligiendo contenidos lentos y adecuados a su edad. Verlo con él para mediar el contenido. Y respetar los consejos pediátricos.

Su consejo: antes de los 2 años, nada de pantallas; y de 2 a 5 años, menos de 1 hora al día. ¿No es eso demasiado estricto?

Me apoyo en estudios científicos. Estos asocian el consumo de pantalla en la infancia con la inatención, la impulsividad o la reducción en el vocabulario. Eso puede conllevar un déficit de aprendizaje.

El primer móvil, ¿a qué edad?

Cuando los padres crean que su hijo ha consolidado su capacidad de inhibición y atención, su fortaleza interior, su sentido de la intimidad. Y cuando se lo pueda pagar él o ella. Un smartphone es un lujo. ¿Por qué tenemos que comprarles lujos?

¿Y los adolescentes? Su mundo pasa por estar conectados.

¿De verdad pensamos que esos dispositivos mejoran su calidad de vida? Nunca ha habido tantas adicciones tecnológicas. Todo en su medida y a su debido tiempo. Cuando atrasamos el uso del smartphone, les damos el lujo de las interacciones personales y la oportunidad de fortalecer cualidades que son las que luego les permiten usar esos dispositivos de forma responsable. La mejor preparación para el mundo online es el mundo offline.

Crianza con apego (colecho, lactancia hasta los 4 años) o el método conductista (aprender por repetición). ¿Escoge alguna?

La educación está llena de falsas dicotomías. Los estudios dicen que el apego seguro es el principal predictor del buen desarrollo del niño. La cualidad más importante del cuidador es la sensibilidad que permite adelantarnos a sus necesidades. La lactancia y el colecho son prácticas concretas que pueden ayudar, pero el apego es algo mucho más amplio. Respecto a la repetición, Montessori decía que es “el secreto de la perfección”. Pero la repetición mecánica y deshumanizada aliena a los niños, es conductista porque no les lleva a interiorizar lo que hacen.

La maternidad y la paternidad se problematizan. Padres y madres agobiados por hacerlo bien tiran de métodos y manuales.

Es la industria del consejo empaquetado. Expertos que no conocen a nuestros hijos pero nos bombardean con consejos sobre qué debemos hacer para que nuestros hijos duerman, coman u obedezcan. Todo eso hace mucho daño. Pasar tiempo con los hijos es el mejor manual de crianza que hay, y es gratis.

¿Qué ha pasado con la espontaneidad y el ensayo-error?

Todos nos equivocamos al educar. No existen los padres perfectos. Lo que hay son padres frustrados que sienten la presión de serlo y que se dan cuenta de que no lo son… Lo importante es levantarse, rectificar y nunca tirar la toalla de educar.

Hacer que deseen algo antes de dárselo. ¿Se trata de eso?

Es bueno que los niños esperen mucho antes de tener algo, que siempre haya una larga lista de anhelos no satisfechos. Así valoran y agradecen lo que reciben. Hemos de resistir al deseo que nos lleva a compensar el poco tiempo con ellos con regalos materiales. Prefieren nuestro tiempo a cualquier otro regalo.

La disciplina está mal vista. La alternativa, sin embargo, ¿es dejar que hagan lo que quieran?

El problema es que entendemos la disciplina como algo externo (reglas, normas, prohibiciones), y lo asociamos con la inactividad (callarse, no moverse). El valor de la educación consiste en ayudar al niño a fortalecer su disciplina interna, que es la base del ejercicio de su libertad. Un niño que no sabe inhibir un estímulo, que no puede prescindir de algo que no le conviene o que siempre quiere algo porque “lo tiene todo el mundo” no es libre. Dejarle hacer todo lo que le plazca es traicionar el sentido de la libertad.

¿Podemos negociar con ellos?

No hablemos con nuestro hijo como si fuese un sindicato de empresa. “No es no”, con una sonrisa y con una explicación amable.

¿Qué opina de los padres helicóptero, aquellos que sólo viven la vida de sus hijos?

Nunca hagamos para un niño lo que él puede hacer por sí solo, y nunca adelantemos etapas.

One thought on “Catherine L’Ecuyer: “Hay padres frustrados que sienten la presión de ser perfectos”

  1. Totalmente de acuerdo con el contenido del artículo.
    Percibo, creo que de forma creciente, una tendencia entre padres jóvenes a buscar “tutoriales”, “recetas” y demás apoyos que les permita saber qué hacer ante el misterio de tener que hacerse cargo de, y educar a, un hijo.
    Quizá sea una consecuencia de esa despersonalización colectiva que nos puede estar llevando a autoconsiderarnos receptores de servicios según la cual la persona singular tiene poco que hacer o decir salvo aceptar, o rechazar, alguna consigna debidamente reconocible y etiquetable.
    No ayudan nada los abundantes apocalípticos mensajes que presentan la educación como algo “heroico” que es prácticamente imposible llevar a cabo con ciertas garantías de calidad.
    Desarrollo un poco más esta percepción mía en el artículo “Educar no es nada fácil”, disponible https://www.forofamilia.org/noticias/20243/
    Saludos muy cordiales,
    @JFCalderero

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s