El método Estivill ha muerto

Por Catherine L’Ecuyer

¿De dónde viene el método Estivill? Pues no viene del Dr. Estivill, sino del Dr. Ferber, un americano que propuso, en el año 1983, un método para conseguir inculcar el hábito del sueño en niños de más de 3 meses, a base de dejarles llorar, usando una técnica que consiste en la puesta en práctica de una tabla de tiempos. El método es conductista, puesto que la puesta en marcha de la técnica persigue conseguir el mantenimiento o la eliminación de ciertos hábitos de conductas (en este caso, el hábito del sueño). En los últimos años, el Dr. Estivill importó el método a España. La paradoja, es que mientras el Dr. Estivill convertía sus libros en grandes éxitos, el Dr. Ferber se retractaba en 2006, en una entrevista en la CBS, diciendo que se había equivocado. ¿El motivo? En ese momento, se sabía de varios estudios que asociaban la desesperación del llanto de un niño no atendido con la producción de cortisol, una hormona de estrés asociada con la depresión y la agresión. Los estudios confirman que los bebés que menos estrés sufren de pequeños son los que mejor dominan su ansiedad de mayores (los niños “con apego seguro”). Además, el cortisol puede causar problemas de sueño, por lo que este método puede empeorar o crear un trastorno del sueño en el bebé. De hecho, la Asociación Española de Pediatría dijo que “las técnicas de terapia conductista de condicionamiento del sueño son difícilmente compatibles con la lactancia materna: deberían reservarse a niños con enfermedades del sueño, no estando probadas ni su eficacia ni su repercusión psicológica a largo plazo”Después de haber vendido millones de ejemplares de sus libros, se desmonta a sí mismo, reconociendo que su método es para niños de más de 3 años (en su libro, dice que se puede aplicar a niños a partir de los 6 meses).

Pocos meses después de su controvertida entrevista en El País, se modifica la versión digital de dicha entrevista. Se cambia “3 años” por “3 meses”. Como decía Camus, “la confusión está clarísima”.

9 comentarios sobre “El método Estivill ha muerto

  1. Muy de acuerdo con tu artículo. Con mi primera hija me guié bastante por el método Etivill aunque no estaba convencida. Pero con mi segundo hijo, me he dejado llevar por mi instinto y he practicado el apego, apego más apego. Por mi expericencia, comparto lo que has descrito y soy partidaria del amor incondicional y del dormir sin llanto. Gracias! Cristina (Barcelona)

    Me gusta

  2. En la entrevista de El País, salió publicado primero 3 años. Y a los pocos días, y después de extenderse en la red como pólvora, ¡editaron sus palabras y volvieron a poner lo de 3 meses!
    No sé si existen pantallazos de lo primero que publicó El País, pero me imagino que sí.
    De todos modos, para mí no hay debate posible, la neurociencia va precisamente en sentido contrario: a demostrar el daño que la exposición al cortisol, la adrenalina y las hormonas del estrés hace sobre el cerebro de los bebés y niños en formación.
    Saludos!

    Me gusta

  3. Hace tiempo leí esta frase que me ayudó mucho “Poner a dormir a un bebé sólo en su cuna sí es acostumbrar a un bebé a hacer algo diferente a lo que trae “de serie”, por eso la mayoría lloran, porque es un acto forzado, porque no es lo que los bebés están preparados a hacer y porque no es lo que esperan que suceda”. Yo he seguido este consejo y mi hija duerme estupendamente, sin ningún problema. Gracias Catherine por estos posts tan interesantes.

    Me gusta

  4. Lo que no entiendo es como hay padres que son capaces de aplicar este u otros métodos donde claramente se hace sufrir al hijo, aunque venga escrito en un libro, lo siento, pero no lo comprendo!!

    Me gusta

  5. La naturaleza a dado una intuición y una sensibilidad muy especial a las madres para que puedan atender a las necesidades básicas del niño y armonizar sus intervenciones con los ritmos naturales del bebe. Con estos métodos, lo que estamos haciendo es cancelar a las madres.

    Me gusta

  6. El problema no es el método Estivill, el problema son las cuidadoras, un problema que sólo tiene España. Las madres ya no son ellas las que se encargan de sus hijos, lo hacen otras personas que por buenas que sean (si tienes suerte) no son sus madres, y además de no poder darles el amor de una madre, ni la educación en valores cuando son mas mayores, además se van, lo normal es que no estén mas de unos meses, hay mucha rotación. Así el niño crece sin confianza y sin apego. Yo le di de mamar 10 meses y cuando tenía 4 le hice el método estivill, lo mejor que nos pudo pasar. Esa noche lloró 20 minutos mientras yo le hablaba y nunca mas hubo que hacer nada, por fin aprendió a dormir, y
    pudo estar tranquilo durante el día sin ese estrés que tenía del sueño pues mamaba cada hora. Este método le reguló completamente y nos cambió la vida a todos. Las cuidadoras además les hacen el método Estivill pero a lo bruto, si tienen que hacer la casa por la mañana y además atender a un bebé que llora, no tienen problema en dejarle llorar un poco en la cuna mientras terminan lo que tienen que hacer. Como he dicho le di el pecho hasta los 10 meses, a pesar de que siempre he tenido chica en casa nunca dejé que se ocuparan de ellos, solo de la casa. El problema es que las madres no les dan de mamar, no son ellas las que les llevan al parque, ni las que les dan de comer, ni las que les bañan, ni las que les llevan al colegio y les recogen cuando son mas mayores, entonces ¿como van a tener apego con ellas los niños?

    Me gusta

  7. El niño se duerme porque segrega, además de cortisol, unas hormonas que hacen que se quede “anestesiado”, porque un niño ya sabe dormir, ya duerme en el vientre de la madre. El apego se basa en que la madre dé seguridad, confianza, y protección, y dejando llorar a un niño, no se da nada de esto, ¿quién podría confiar en alguien que te deja llorar? yo, desde luego, no confiaría jamás en alguien que me dejara llorar y se quedara tan tranquilo haciendo otras cosas, pongámonos en el lugar del niño, por favor… ¿cómo nos sentiríamos en una situación así? y al menos somos adultos y podemos gestionar nuestras emociones, pero un bebé no puede, necesita la ayuda del adulto pues es un ser absolutamente indefenso…dejar llorar a un bebé, no es además un método educativo, es un método de adiestramiento… lo que aprende el niño es que nadie le va a hacer caso y nadie le va a proteger y dar seguridad cuando lo necesite… y además, integra que no es aceptado y querido… el apego se forma dando seguridad y protección al bebé, y eso ocurre a través sobre todo del contacto, de coger al bebé, de abrazarle, ayudarle a calmarle cuando se encuentra estresado… una madre puede no llevar a su hijo al colegio y haber hecho un apego seguro con él… y puede que otra madre baje al parque con su hijo, pero le haga el método stivill y no tenga un apego seguro con él… además, uno es responsable de lo que hace con sus hijos, excusarse con lo que hacen otros no me parece…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.