¿Por qué Steve Jobs no dejaba a sus hijos usar el Ipad?

Por Catherine L’Ecuyer
 
Steve Jobs no dejaba a sus hijos usar el Ipad y limitaba el uso que hacían de otras tecnologías. Esta noticia, que acaba de salir hace poco en el New York Times, ha aterrizado como una bomba y circula a toda velocidad en los medios y en las redes sociales de todo el mundo (ver noticia NYT) (ver notica ABC) (ver noticia La Vanguardia). Jobs no es el único: hay muchos otros ejecutivos de empresas tecnológicas que hacen lo mismo en sus hogares y además, mandan a sus hijos a colegios que no usan nuevas tecnologías. (ver noticia NYT)
 
El periodista que escribe el artículo se pregunta si conocerán algún secreto esos ejecutivos que desconocemos nosotros.
 
El secreto se encuentra blanco sobre negro en la “Memoria anual” que mandan todas las empresas de telecomunicación a sus inversores. Es la columna vertebral de su modelo de negocio, que se refleja en una serie de indicadores: aumentar el número de clientes, el consumo de datos, de aplicaciones y de tiempo on-line. La buena evolución de esos indicadores es imprescindible para conseguir un buen índice bursátil, lo cual permite la financiación de la empresa y, en última instancia, su sobrevivencia. Para ello, hace falta desarrollar contenidos, aplicaciones y dispositivos que fascinen y enganchen al usuario. El mismo Jobs decía: “Hicimos que los botones de la pantalla fueran tan atractivos que la gente quería chuparlos”. ¿Y quiénes son los usuarios más fáciles de enganchar? Los niños, sin duda, porque su mente es todavía relativamente inmadura.
 
También sabemos que la industria de los medios no está en el negocio de entregar contenidos a sus clientes, sino que están en el negocio de entregar clientes a sus proveedores de publicidad, que son los que tapizan las pantallas con sus marcas y sus banners
 
Por otro lado, sabemos, según un estudio en la Universidad de Standford (Ophir, 2009), que un multitasking tecnológico intenso impide decir “no” a lo irrelevante. En una mente inmadura, es todavía más difícil y convierte a nuestros hijos en “enamorados de la irrelevancia”, decía el director de ese estudio. Esto no facilita la educación, más bien lo contrario. Steve Jobs decía que la innovación es “decir no a mil cosas”. Él no quería que sus hijos estuviesen enganchados delante de una pantalla ensordecedora. Prefería que estuviesen preparándose para ser innovadores. Y para ser innovador en el ámbito de la nueva tecnología hay que pasar tiempo detrás de la pantalla (en programación, por ejemplo), no delante. Es un matiz que a veces se nos puede escapar…
 
¿Quieres que tu hijo sea un chef? Quizás darle un cuchillo de 20 centímetros con 18 meses y dejarle jugar con los fogones con 5 años no es la mejor preparación. Si queremos que nuestros hijos sean innovadores en general, y específicamente en su uso de las nuevas tecnologías, hemos de re-plantearnos los medios que estamos usando para conseguirlo. Einstein decía que “la perfección en los medios y la confusión de los fines caracteriza nuestra época”. En 10 años, cuando se gradúen nuestros hijos del colegio y todas las tecnologías actuales estén obsoletas, quizás nos daremos cuenta de que hemos caído, colectivamente, en una gran trampa. Ojalá nos demos cuenta ahora.

Ver post Altos ejecutivos de empresas tecnológicas del Sillicon Valley mandan a sus hijos a un colegio que no usa pantalla.

Ver post La verdad sobre la digitalización masiva de las aulas

6 comentarios sobre “¿Por qué Steve Jobs no dejaba a sus hijos usar el Ipad?

  1. Sinceramente creo que el uso de tecnologías o pantallas es un mal menor en la infancia. Todo el mundo alabando a este hombre solo por su éxito económico, porque si bien uso y disfruto de mis dispositivos Apple, soy consciente de que no son ninguna contribución a la humanidad. Ni que hablar de las denuncias que hay sobre el trabajo infantil para la fabricación de estos dispositivos (parece que a Jobs estos niños no le interesaban en absoluto)
    Infiero que Jobs haría con su hija lo mismo que hizo con sus trabajadores, presionarlos y controlarlos. Ejercer poder sobre los mas débiles. Como hacemos muchos padres, aun sin darnos cuenta. El mensaje tendría que ser sobre que si hacia Jobs con su hija. Acaso se sentaba horas, minutos, en el piso de su casa a jugar con ella? Jugaban con barro y tierra, cual escuela Waldorf? Lo dudo. Ausencia total. Entonces, si el único calor humano que van a recibir nuestros niños es el de una pantalla, por mas triste que sea, es cruel prohibirla. Si se los vamos a quitar, tiene que ser a cambio de presencia. Que es lo que nuestros niños necesitan de verdad. me frustra un poco cuando con tal de defender nuestras banderas usamos el pedazo de discurso de quien nos convenga. A las personas hay que mirarlas como un todo. No sirve festejarle una frase a Jobs, sino miramos el todo de esta persona, de lo que hizo o dejo de hacer. Y no pretendo estigmatizar al pobre hombre, pero si bajarlo del pedestal en que algunos no dudan en ponerlo.

    Me gusta

  2. No se recibe calor humano a través de un ipad, querida Estefania. Quizás calor, pero no humano. Yo no pongo al señor Jobs en un pedestal como persona, mi articulo no iba de analizar su estilo de crianza o su bondad como persona. Tan solo llamé la atención sobre el siguiente hecho: una persona que sabe como y para qué se diseñan esas cosas, sabe que no conviene a sus hijos. Por lo tanto, eso da de pensar. Quizás hay otras cosas que convenían a sus hijos y que él no ha hecho, no lo sé. Ni idea. Para decirte la verdad, no es asunto mío el estilo de crianza del Sr. Jobs. Un abrazo! Catherine

    Me gusta

  3. Yo no conocí a Steve Jobs en persona, pero si he conocido a varias personas que lo hicieron y trabajaron de cerca con él.

    Steve Jobs era un genio y un visionario, si; un leader capaz de llevar sus proyectos adelante, pero como persona y padre tenia sus defectos (y muchos) y no es modelo de nada. Era bastante raro, empezando por sus dietas estramboticas y acabando por que murio de cáncer por negarse a seguir un tratamiento “convencional” de un cáncer que era curable.

    Son las dos caras de la moneda de los genios, parece que la naturaleza compensa y cuando te da genialidad en un aspecto, a la vez, te llena de carencias en otros.

    Yo me dedico a la tecnología y tengo una empresa tecnológica, no seré tan integrista de no dejar a mi hijo usar un iPad, pero si se lo enseñaré yo a usar y limitaré su uso.

    Balance y equilibrio es la medida!

    Me gusta

  4. Como bien dice Catherine, está llamando la atención sobre el uso de la tecnología. Yo, en ningún momento he entendido que alabe su labor como padre. Si no lo conocemos!!
    Excelentes profesionales de Pediatría a mi me han dicho que “que en la tv e Internet todo pasa tan rápido, con tantos colores y brillo, con tantos planos diferentes en un segundo….. Que la vida real luego se les hace aburrida”. Por eso cada vez dicen más el ” me aburro”. Yo no me he aburrido en la vida. Hay mil cosas que hacer y apenas había pantallas en los años 70 cuando yo nací.
    Sé de familias con uno de los padres psicólogos (y otras que no) que no tienen tv en su casa. Sí, como lo oyen, no tienen. Tienen una gran pantalla de cine por ejemplo, ordenadores, y ven cine, o utilizan el ordenador para cosas concretas.
    Pero que hay un abuso de “pantalla” en esta época nadie lo puede negar.
    Un abrazo.

    Me gusta

  5. Hola Catherine,
    te agradezco haberme enterado de esta noticia a través de tu blog.
    Me has dado luces sobre la revolución actual que existe sobre infancia-educación-nuevas tecnologías, yo estoy a favor de las nuevas tecnologías, pero creo que en algunos casos nos estamos pasando.
    Un saludo,
    Ana

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.